domingo, 8 de julio de 2007

Sueños IV: La Premonición

"There are more things in heaven and earth, Horatio, Than are dreamt of in your philosophy."

William Shakespeare - Hamlet (I, v, 166-167)

Uno sueña con personas.
A veces, sueña con una persona específica.
Hace un par de semanas soñé con Silvina.
La situación era rara, como suele suceder en los sueños: estábamos en la casa de los padres de ella, que no era la casa de los padres de ella, y estaban sus padres, pero no se parecían a sus padres (sobre todo su madre, me recuerda, despierto, mucho más a la madre de Lucrecia). Yo tenía algún tipo de conversación o discusión con el padre. No recuerdo casi ningún detalle. De todos modos, creo que nunca le gusté al padre...
Pero eso es sólo un sueño. Lo raro viene cuando, despierto, Silvina se conecta al MSN después de un par de meses de no aparecer...
¿Fue el sueño una forma de precognición, de aviso de su reaparición?
Otra cosa interesante: en el momento en que chateé con ella, ni me acordé del sueño. Recién al lavarme los dientes antes de acostarme esa noche, recordé el asunto.
¿Qué es lo que pasó? ¿Son esos sueños sólo juegos de la memoria? ¿Errores en el archivado de los recuerdos? ¿El deja vú es algo parecido?
Misterio.

2 comentarios:

  1. Estaba viviendo en Mercedes (Buenos Aires) a fines del año pasado, y conseguí por fin "Los Autos que se Comieron a Paris", pero sin subtítulos. Pobre inocente de mí, que entiendo el 80 por ciento del inglés en el cine y deduzco el otro 20, creí que no iba a tener problemas. Es inglés australiano, que no es inglés. Creo que tampoco es australiano. O me sugestioné. O todos hablan como si no quisieran que yo los entendiese. La película es de 1974.
    Cuando entré a buscar los subtítulos, encontré uno solamente.
    Lo había subido un argentino, la noche anterior, exactamente a la misma hora que yo entré a buscarlo. Uno creería en una coincidencia, si no fuera porque en Mercedes pasan cosas de ese tipo constantemente. Además, eso de encontrar una foto de alguén que no ves hace 10 o 15 años y al otro día cruzarlo por la calle... ¿A quién no le ha pasado algo así?

    ResponderEliminar
  2. Pasan tantas cosas raras... Como que yo tenga que andar releyendo mi blog para saber que contestarte :)

    ResponderEliminar