domingo, 3 de junio de 2007

The Vago's Gym

Gimnasia para vagos. Eso es algo que se necesita urgente.
Porque no hay nada peor que ser vago y encima no soportar el "gym".
¿Hay algo más aburrido que el gimnasio?
Encima, el cuerpo después de los 30, que los vengo dejando atrás rápidamente, necesita un poco de movimiento o se vuelve una masa de dolores solidificados en diferentes posiciones.
Así que empecé un programa de gimnasia para vagos, en varias etapas: al fulbito de los lunes, que sólo contribuye en generar un pico de dolores los días inmediatamente posteriores, le voy agregando actividades que no me cuestan mucho,
La primera ha sido hacer honor semántico al ascensor de mi departamento y no usarlo para descender.
Después, forzar mi ritmo de caminata. Ya que camino unas 15 cuadras por día, aprovecharlas para poner el sistema aeróbico a laburar, sin transpirar.
Ahorita no más, jubilar el ascensor de mi departamento, salvo en casos de fuerza mayor, como las compras en el Coto. Siete pisos a buen ritmo al menos una vez por día. Los músculos de las piernas y los pulmones lo sienten.
Supongo que debería agregar algunos ejercicios de piso en casa... Pero eso es casi tan aburrido como el gimansio, aunque ver la cara con que me miran los gatos hace que pueda valer la pena. Ya lo veremos.

2 comentarios:

  1. Te aconsejo adoptar el método que desarrollé para mantenerme en forma, tan breve que ni siquiera pude currar con un librito.Procedé a:
    Fumar 4 paquetes de cigarrillos diarios. Encontrarte con amigos cuando querés. Acostarte con mujeres cuando podés. Y, sin ningún tipo de horarios preestablecidos, dormir cuando tengas sueño, comer cuando tengas hambre y trabajar cuando no tengas más remedio. Igual, nada es para siempre: Después de los 50, si no te duele nada al despertarte es porque estás muerto.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, esa sí que es una visión optimista: un traumatólogo me dijo alguna vez que eso pasaba ya después de los 30 …

    ResponderEliminar