domingo, 28 de enero de 2007

Volver

Yo adivino el parpadeo
de las luces que a lo lejos
van marcando mi retorno.

Son las mismas que alumbraron
con sus pálidos reflejos
hondas horas de dolor.

Y aunque no quise el regreso
siempre se vuelve
al primer amor.

La vieja calle
donde me cobijo
tuya es su vida
tuyo es su querer.

Bajo el burlón
mirar de las estrellas
que con indiferencia
hoy me ven volver.

Volver
con la frente marchita
las nieves del tiempo
platearon mi sien.

Sentir
que es un soplo la vida
que veinte años no es nada
que febril la mirada
errante en las sombras
te busca y te nombra.

Vivir
con el alma aferrada
a un dulce recuerdo
que lloro otra vez.

Tengo miedo del encuentro
con el pasado que vuelve
a enfrentarse con mi vida.

Tengo miedo de las noches
que pobladas de recuerdos
encadenen mi soñar.

Pero el viajero que huye
tarde o temprano
detiene su andar.

Y aunque el olvido
que todo destruye
haya matado mi vieja ilusión,

guardo escondida
una esperanza humilde
que es toda la fortuna
de mi corazón.

Volver
con la frente marchita
las nieves del tiempo
platearon mi sien.

Sentir
que es un soplo la vida
que veinte años no es nada
que febril la mirada
errante en las sombras
te busca y te nombra.

Vivir
con el alma aferrada
a un dulce recuerdo
que lloro otra vez.

Alfredo Le Pera

8 comentarios:

  1. Muy oportuna! Imaginé que te estabas imitando a Tom Hanks en La Terminal! Pero me dejó tranqui saber que ya estás con Lio, así él te cuida. besos

    ResponderEliminar
  2. jajaja...
    Eso fue una arielada original, no necesité imitar a nadie...

    ResponderEliminar
  3. quien ya no pasó una noche en un aeropuerto? yo elegí ezeiza, por lo menos...jejejejejeje

    ResponderEliminar
  4. Así somos, víctimas de nuestra testarudez.

    ResponderEliminar
  5. arielada fue una gran invención! tarea de casa: incluir esa nueva palabra en mi diccionario argentino...

    ResponderEliminar
  6. Volver, en cualquier pais del mundo Volver sólo puede ser esa canción y como nombre esta bendita y obliga a oirla o a leerla, un saludo a mi padre en el cielo, desde chile, gracias, Joaus.

    ResponderEliminar
  7. Joaus, espero que no me estés agradeciendo a mí, que sólo la puse acá porque lo sentía así.
    Espero que le agradezcas a los autores y ahí te acompaño.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Ariel, te agradezco poner la letra en tu blog, a Gardel y Le Pera le vengo dando gracias desde niño, crecí con ellos en mi barrio Bellavista, en la radio, el tocadiscos, en la voz de mi viejo, gardeliano del alma. Lamento no heberlo llevado a el a conocer Buenos Aires, que hoy recorro cada vez que puedo, mil veces imaginadolo a mi lado, de nuevo gracias. Joaus

    ResponderEliminar